En tu cumpleaños…


“Recordar, del latin re-cordis, volver a pasar por el corazón”

 

“Estoy aquí sentado y no sé cómo empezar estar carta,
es que es tan difícil tal vez dar una despedida”.

Así rezaba una estrofa de las tantas que compusimos a comienzos de siglo, cuando dejamos los juegos infantiles, los dibujos animados y empezábamos a descubrir la noche, el insomnio, la poesía, la música…

Me doy cuenta que jamás tuvimos la oportunidad de despedirnos, no por falta de contacto, sino que no recuerdo que hayamos puesto punto final a una charla o un proyecto. La conversación la continuábamos, sea por chat o después de unos años, reincidíamos en dar continuidad a los afectos e intereses.

De niños, tu papá nos decía que cuando seamos grandes íbamos a ser compinches, y oportunidades de demostrarlo la tuvimos en distintas épocas: creciendo, jugando, dando vueltas olímpicas con Blooming, cantando en el escenario, viajando por placer y luego por trabajo, compartiendo cada nueva faceta en nuestras vidas.

Hablabas de ciclos y en esos ciclos conocimos bastante gente, que fueron compañeros de ruta con los cuales se supo caminar hombro a hombro y que también, en su momento escogieron (o escogimos) otros caminos. Ahora son amigos en común y cada uno de ellos quedó como un regalo invaluable.

Ya me tocó escribir la carta y ahora lo que cuesta es terminarla, sabiendo que las despedidas nunca fueron lo nuestro… Un abrazo fuerte querido Sebas.

Jp

Pd. Gracias a vos fue que abrí este blog, ahora manejo estas herramientas como forma de vida.

Anuncios

Por aquello de las dudas…


A continuación comparto una canción compuesta por mi persona a partir de un poema de Edson Hurtado.

El video es de la noche de la presentación del Libro “Y tu nalga también” en el marco de la X Feria Internacional del Libro de Santa Cruz.

Por aquello de las dudas

Por aquello de las dudas

dejame tus ojos

para mirarme en ellos

cuando no haya luz.

Para cuando esté perdido

y las sombras no me acechen

pueda hallar de nuevo mi camino.

Por aquello de las dudas

déjame tus manos

para sentirte en en ellas

cuando ya no estés.

Para cuando sea invierno

yo en la noche solitario

pueda recordar tu olvido.

Por aquello de las dudas

mejor quédate…